jueves, 14 de diciembre de 2017

COMO NO PERDER EL TIEMPO: 10 TIPS

1) Proponértelo: Decide cuánto tiempo dedicarás a las cosas que no te gusta tanto y cuánto tiempo utilizarás para relajarte, distraerte, distensionarte, desestresarte. Nadie te puede obligar a hacer aquello que tú no quieras o no estés convencido de que te será útil

2) Establece tus prioridades: qué cosas hay que hacer urgente y/u obligatoriamente y no se pueden postergar; qué cosas pueden esperar un poco o son secundarias; y qué cosas definitivamente pueden realizarse en cualquier otro momento o más tarde y no habrá problema. 

3) Piensa en positivo: Piensa en cómo lo que vas a hacer puede resultar útil para mejorar tú, tu vida y la de los demás (sociedad, comunidad, país, etc.)

4) Terapia de escritura: cuando uno escribe lo que planea hacer tiene más peso que si la misma idea queda en el aire y se puede esfumar tan pronto como vino.

5) También se puede recurrir a post-it (papelitos autoadhesivos), agenda, pizarra, etc. para poner imágenes, frases, recortes, etc., que hagan que nuestra memoria lo tengan presente. 

6) Actualmente existen aplicaciones específicas para estos fines que pueden ayudar. También puede servir activar la alarma, el temporizador o el cronómetro de tu celular para que avise cuando es el momento de empezar a hacer algo.

7) Despréndete del teléfono celular o móvil por unos minutos, de tiempo en tiempo, para que no te vuelvas dependiente de él y se te pase el tiempo leyendo las actualizaciones, videos, whatsapp, etc. 

8) Hay una frase que solía decir mi madre y puede ser de ayuda. Cuando había algo que hacer que era engorroso, pesado o no divertido, ella solía decir: hazlo "para que salgas de eso" o voy a hacerlo "para salir de eso". Es decir, realizar la tarea más dificultosa para luego estar libre para hacer cualquier otra cosa o lo que realmente a uno le guste. Lo que quería decir, en otras palabras, era ir resolviendo los asuntos pendientes, para luego estar tranquilo.

9) Refuérzate positivamente: halágate, complácete, mímate y engríete a ti mismo cuando hayas logrado hacer algo tedioso, complicado o difícil que te haya costado esfuerzo. La próxima ves recordarás que después del esfuerzo tendrás tu propia recompensa. ¡Y funciona!

10) Qué se convierta en un hábito saludable: Recuerda que todo lo que hacemos varias veces ya se nos va quedando como un hábito o costumbre. Hay que entrenar a nuestro cerebro para que "desaprenda" las conductas que no deseamos y "aprenda" o "reaprenda" las nuevas conductas deseadas.

miércoles, 13 de diciembre de 2017