jueves, 16 de noviembre de 2017

DEJA DE PLANTAR FLORES EN JARDINES DE PERSONAS QUE NO VAN A REGARLAS

Si las personas en las que pones todo tu interés y afecto no te corresponden con lo mismo es momento de dejar de invertir esfuerzos y energías en vano.
Todos plantamos flores en jardines ajenos

Lo hacemos porque así lo queremos, para nutrir nuestras relaciones, para crear vínculos significativos con las personas que creemos que son importantes para nosotros.

Sin embargo, en ocasiones erramos en los jardines que elegimos para depositar nuestras semillas de bondad, de dedicación, de afecto, tiempo y energías.

Nos equivocamos porque nuestras acciones no son reconocidas, porque hay quien se acostumbra a ser alimentado pero olvida que una relación es intercambio, es reciprocidad y es, ante todo, el reflejo de una madurez psicológica y emocional donde ambos miembros ganan y nadie pierde.

No siempre es fácil construir lazos fuertes y enriquecedores con aquellos que nos rodean. Hay quien nos falla, hay quien nos descuida y hay a quien, a veces, nos deja a un lado deliberadamente.

Sea como sea, hay un aspecto que no podemos olvidar: preocuparnos por los demás e intentar siempre dar lo mejor de nosotros mismos no es malo. Al contrario: es reflejo de nuestra nobleza.

Sin embargo, es esencial que jamás olvidemos descuidar las raíces de la flor más hermosa: nuestra autoestima. Te proponemos reflexionar sobre ello.

¿Cómo saber en qué personas vale la pena invertir tiempo y afecto?

No hay una fórmula mágica que nos permita saber a simple vista quién no nos va a fallar, quien será siempre cercano, íntegro y quien va a regalarnos siempre esa cercanía en la cual encontrar apoyo para poder crecer como persona.

Las relaciones, ya sean de pareja o de amistad, se consolidan con el tiempo, tras pasar por esos momentos en los que poner a prueba el vínculo.

Es entonces cuando, casi sin quererlo, descubrimos “quién sí y quién no”.

Sin embargo, nunca está de más atender una serie de dimensiones con las cuales intuir ya algunas pistas que puedan servirnos de ayuda.

La coherencia emocional

La coherencia emocional hace referencia a ese equilibrio psicológico con el cual garantizamos a los demás que siempre vamos a actuar y a reaccionar del mismo modo.

Todos hemos conocido alguna vez a personas con ese comportamiento errático que tanto nos incomoda. Hay días en que son amables y accesibles y momentos donde reaccionan con cierta frialdad y hostilidad.

Debemos ser muy cautos e intuitivos a la hora de establecer relaciones de amistad o de pareja con personas poco coherentes emocionalmente, perfiles que muestran altibajos bruscos, días en que parecen necesitarnos mucho y días en que no nos tienen en cuenta.

El compromiso

El compromiso se establece a través de un interés constante, de esa atención que no se pierde ni se quebranta y de un vínculo que se mantiene en el tiempo de forma significativa.

Esta dimensión puede reflejarse de muchos modos:

Cuando necesitamos ayuda o apoyo y contamos con esas personas especiales.

El compromiso se expresa también siendo capaces de proyectar un futuro en común, estableciendo planes.

A su vez, esas metas deben trabarse en común. En el momento en que seamos solo nosotros quienes trabajamos día a día por esos sueños u objetivos el compromiso no es auténtico.

Satisfacción de las necesidades básicas

Todos tenemos necesidades básicas. Reconocerlo es esencial, porque, de lo contrario, cometeremos el error de siempre: invertir en los demás olvidando que también nosotros merecemos y necesitamos cuidados, atención y reconocimiento.

Estas son las necesidades básicas que deben ser cubiertas en nuestras relaciones cotidianas:

Afecto.
Apoyo.
Complicidad.
Confianza mutua.
Ser tratados con respeto.
Que nos hagan sentir que somos valiosos e importantes.
Tener la certeza de que siempre van a decirnos la verdad.
Compañía.
Compartir momentos positivos y enriquecedores.

Habilidad para reparar, para solucionar y perdonar

Todos cometemos errores, todos merecemos contar con el perdón de las personas que nos importan para poder ser mejores, para construir relaciones más solidas.

Sin embargo, hay quien suele mantener una actitud rígida, quien asume esa actitud de “todo o nada” con la que responder con cierta dureza, donde no se admiten las dudas, las flaquezas o los pequeños errores.

A su vez, también hay personas que no saben llegar acuerdos, que son incapaces de dialogar.

No saben mantener una conversación con la cual aclara ideas, dudas y errores para poder alcanzar así a la solución de todos los problemas que solemos encontrarnos en el día a día.

Este tipo de personalidad donde alguien no es capaz de re-construir, re-habilitar, re-conocer el error o de poner adecuados medios para reparar lo sucedido es, sin duda, un perfil problemático que nos traerá más infelicidad que bienestar.

Para concluir, si reflexionas sobre estas dimensiones entenderás que siempre hay pequeñas pistas sobre esas personas en las que sí vale la pena invertir y plantar semillas, ilusiones y esperanzas.

En cambio, hay jardines que es mejor no transitar. 
Fuente: mejorconsalud.com

Agregaríamos que, incluso en la Biblia, nos dan un alcance de qué hacer en estos casos. En Mateo 10;14 se lee lo siguiente: "Si alguno no los recibe bien ni escucha sus palabras, al salir de esa casa o de ese pueblo, sacúdanse el polvo de los pies".

sábado, 11 de noviembre de 2017

CHICAS DE HOY

Chicas de hoy
débiles o fuertes
chicas de hoy
todas diferentes
chicas de hoy
tan independientes
chicas de hoy
nadie nos comprende

Con la vida por aventura
regalando amor y ternura
nuestros sueños son sueños
que podemos hacer realidad

Chicas de hoy
con el mundo al hombro
chicas de hoy
lo podemos todo

Aceptando valientemente
que nadamos contra corriente
nuestros sueños son sueños
que podemos hacer realidad

Tatiana

miércoles, 8 de noviembre de 2017

TECNICA PARA ELIMINAR MIEDOS, TRISTEZA, IRA, DOLOR, ESTRES

Utiliza el siguiente ejercicio cuando quieras dejar de sentir miedo, dolor, tristeza, ira o estrés, cuando quieras sentirte ligero o ligera, cuando quieras en definitiva, tener una vida plena utilizando tu energía en cosas que realmente te hagan sentir bien.

El procedimiento es el siguiente:
Intenta buscar un sitio cómodo y relajado, también podrás hacerlo en cualquier lugar y casi cualquier situación.
Respira conscientemente. Toma conciencia de tu respiración.
Con los ojos cerrados, visualiza que estás sentado/a de forma cómoda al aire libre, en un parque, una playa, la montaña quizás, el sitio que quieras.
Delante de ti, con los ojos cerrados, a sólo unos centímetros visualiza una situación o a personas que te generen malestar, que quieras soltar, que ya no te aporten nada, que te causen dolor o miedo.
Mételos dentro de una bola de luz blanca.
A continuación introduce las sensaciones generadas por esa situación o personas (las sensaciones podrán ser el miedo, el dolor, la culpa, etc).
Mantén fija la mirada en la bola de luz blanca durante varios segundos.
Cuando sientas que el momento ha llegado, visualiza la bola de luz blanca elevándose hacia el cielo.
Síguela con la vista y nota como se aleja poco a poco.
Con las palabras que salgan de tu corazón, dile (a Dios, a un Ser Superior, a tu Espiritualidad, al Universo, a la Energía, la Naturaleza, la Luz, la Verdad, tu esencia, o cualquiera sea tu idea de Él, tu fe o creencia) que le entregas un presente, un regalo.
Dile que le entregas esa situación que te genera dolor.
Dile que le dejas a cada una de esas personas que te consumen la energía.
Dile que los trate y los recicle devolviendo a la Tierra todo lo bueno que tienen.
Quédate unos instantes sintiendo el vacío que dejó delante de ti la bola de luz blanca.
Respira lentamente y siente el vacío.
Para finalizar, dile gracias (a Dios, a un Ser Superior, a tu Espiritualidad, al Universo, a la Energía, la Naturaleza, la Luz, la Verdad, tu esencia, o cualquiera sea tu idea de Él, tu fe o creencia) por trabajar y reciclar esa carga que no querías llevar.
Dile gracias con cada parte de tu Ser.
Ahora lentamente vas abriendo los ojos.
Este ejercicio de visualización puedes realizarlo todos los días.
La práctica constante es clave para que puedas sentir y ver resultados positivos.

martes, 7 de noviembre de 2017

8 HABITOS DE HIGIENE MENTAL

...que puedes practicar cada día.
La higiene mental son todos aquellos mecanismos que le permiten a la persona lograr un equilibrio con su entorno sociocultural.

Estos abarcan  las actividades y acciones que previenen los comportamientos negativos en el contexto social, y también las conductas que cada uno incorpora en su rutina para mejorar su calidad de vida.

A nivel general es primordial que toda la sociedad se involucre en la creación de un ambiente que les permita a todos encontrar su equilibrio mental.

La familia, las amistades y los compañeros de trabajo son una pequeña parte de aquellos que pueden contribuir a mejorar este aspecto.

Sin embargo, así como cada uno es responsable de su higiene corporal, también debe existir un control individual sobre los hábitos que permiten mantener una buena salud psíquica.

Por fortuna, existen muchas formas de ponerlos en práctica y todos tenemos la capacidad de hacerlos parte de nuestra rutina. ¿Los conoces?

1. Fomentar la confianza

La inseguridad en uno mismo es un sentimiento que destruye e impide avanzar. Para vencerla, es necesario atreverse a experimentar y dejar fluir todas esas habilidades que seguramente se tienen.

Todas las personas tenemos que atravesar momentos difíciles que ponen a prueba nuestra confianza; sin embargo, lo primordial es no dejarse vencer y tratar de construir, con base en la experiencia, una mejor versión de cada uno.

2. Satisfacer las necesidades biológicas

Para conseguir una buena higiene mental es determinante crear un estrecho vínculo entre la salud física y emocional.

La adopción de una dieta balanceada, la práctica regular de ejercicio físico y el dormir bien son solo algunas de las cosas que se pueden hacer para lograr ese equilibrio.

Así mismo, cabe mencionar que las relaciones sexuales y otras actividades de placer también desempeñan un rol importante.

Reprimir o suprimir cualquiera de estas conduce a caer en episodios negativos de salud mental.

3. Valoración positiva de los rasgos propios

Una de las buenas costumbres que todos podemos adoptar cada día es valorar de manera adecuada cada una de las cualidades que tenemos como personas.

Tanto la imagen como el refuerzo de la autoestima ayudarán a tener una mejor actitud ante cada situación que se presente en el camino.

Esto mismo modificará por completo la forma en como otros nos perciben, lo que sin duda mejorará el ámbito social.

4. Valoración positiva de los demás

Las personas que nos rodean también tienen muchas virtudes y comportamientos que vale la pena reconocer y exaltar.

Percibir los aspectos positivos de otros y aprovecharlos para mejorar las relaciones incrementará el grado de bienestar que experimentamos.

5. Autocontrol

Dominar los impulsos y las emociones no es fácil porque, por naturaleza, nos dejamos llevar por las situaciones.

Sin embargo, no es imposible adquirir autocontrol y aprender a ser conscientes de lo que es más conveniente para nosotros.

El controlar las emociones ayudará a tomar mejores decisiones y alejará las emociones negativas como la angustia y el estrés.

6. Autonomía

Sin que el concepto de autonomía se confunda con el prescindir por completo de otros, su práctica diaria puede hacer mucho por la salud mental.

Tener la capacidad para solucionar nuestros problemas, por pequeños que sean, alimentará la confianza y evitará las recaídas de autoestima.

No depender para todo de otros será útil tanto en lo personal como a nivel social. El querer cargarles a otros nuestras tareas o angustias va creando un deterioro en las relaciones.

7. Evocar recuerdos agradables

Mucho cuidado al momento de rememorar las vivencias. El traer al presente las frustraciones o los fracasos del pasado lo único que hará será crear un fuerte sentimiento de inseguridad y dolor.

Lo mejor es evocar esos recuerdos gratos que, de una u otra forma, sirvieron para ser mejores personas.

8. Hacer un balance general del día

¿Te has tomado el tiempo para pensar qué fue lo bueno y lo malo del día? El realizar un balance general del día permitirá identificar qué cosas nuevas se aprendieron, cuáles son los errores que no se han de repetir y qué aspectos necesitan de más atención.

Esto se puede practicar al final de la jornada, justo antes de ir a dormir. Seguramente servirá para asumir mejor el día que viene.

¿Pones en práctica estas buenas costumbres? Ahora que las conoces debes aprender a incorporarlas en tu vida para mantener una buena higiene mental.

Lograr aplicarlas con frecuencia es la mejor manera de conseguir un equilibrio entre el cuerpo y la mente. ¡Compruébalo!
Fuente: mejorconsalud.com

lunes, 6 de noviembre de 2017

TIPOS DE ANSIEDAD: POR ESTRES, FOBIAS, TOC

La ansiedad es una respuesta de anticipación involuntaria del organismo frente a estímulos que pueden ser externos o internos, tales como pensamientos, ideas, imágenes, etc., que son percibidos por el individuo como amenazantes y/o peligrosos,​ y se acompaña de un sentimiento desagradable o de síntomas somáticos de tensión. Se trata de una señal de alerta que advierte sobre un peligro inminente y permite a la persona que adopte las medidas necesarias para enfrentarse a una amenaza.

viernes, 3 de noviembre de 2017

7 TIPOS DE CLIENTES (Y COMO TRATARLOS)

¡Consejos para vender y negociar como los grandes!
Los clientes son el motor de tu negocio; pero no todo es miel sobre hojuelas con ellos. Aprende a tratarlos. 

jueves, 2 de noviembre de 2017

COMO DEFENDERSE DEL ATAQUE VERBAL

El arte de defendernos con éxito de las agresiones verbales
¿Qué hacer? ¿Qué decir? ¿Debemos contestar o es mejor callar? Los especialistas coinciden. Es necesario defenderse de los ataques verbales. Y aunque crean que no le afectan, no es cierto. Siempre generan malestar, sobre todo en quienes reaccionan más lentamente.
Muchos autores han estudiado las formas más eficaces para defendernos de estos ataques. B. Berkhan, es una de las que más dedicación le ha prestado al tema. Ella y otros exponen las más eficaces.

1-Cree un escudo: Piense que el problema lo tiene el agresor.

2-Cree también una defensa para evitar que le contagien la agresividad. Aprenda a distanciarse. Piense en otras cosas. Concéntrese en un punto. Elija una frase como música de fondo que le ayude a distanciarse como: “Esto es cosa de otros. No me atañe”.

3-Aprenda a imponerse: Abandone el papel de víctima
- Intente tomar control de la conversación actuando con calma y sin miedo.
- Emplee un tono de voz firme. Procure no exaltarse nunca. Cuide en exceso las formas. Hable con educación sin caer en insulto. Si no, el agresor le tendrá en sus manos.
- No permita que le griten ni insulten. Si esto sucede, interrumpa la conversación y váyase.
Es frecuente que un agresor no deje responder. No se deje dominar. Busque huecos para hablar. Cuando pueda hacerlo, responda a las cuestiones que dejó sin argumentar.

4-Entrene formas eficaces de réplica:
- Hable claro. Renuncie a convencer. Piense solo en parar el ataque y calmar al adversario. Interrumpa. Pregunte. Busque huecos en la conversación para exponer sus argumentos.
- Trate de desviar el ataque, intente cambiar de tema. Es muy eficaz.
- Utilice frases breves y concisas. Le darán confianza y evitarán que el agresor pueda liarle.
- Si es necesario, pida disculpas. No es tan grave y soluciona muchos problemas. Pero de siempre las explicaciones que han llevado a ese error.
Halague. Haga cumplidos. Le ayudará a calmar al agresor.

5-Ganar sin luchar:
Pero si no le salen las palabras, y ve que se pone nervioso o le lían, no hable, no conteste. No es necesario. Ignore al atacante. Esto nos ayudará a mantener la calma y a no satisfacer su necesidad de provocación. Continúe con lo que hacía.
- También puede responder con gestos: Mire fijamente a la cara. Así desarmará al agresor.
- Pero sobre todo debe controlar su ansiedad. Respire lenta y rítmicamente.
- Pero sobre todo salga del conflicto en cuanto pueda. Lo mejor será  abandonar el lugar. Recuerde que nunca debe permitir que le ataquen aunque sea a través de las palabras.
- No permita que le agredan ni le hagan sufrir. Defiéndase. No permita que le enseñen a ser agresivo y que sea usted el que algún día acabe agrediendo a otros. Sucede con frecuencia y ¿qué puede ser peor que acabar convertido en alguien como el que un día nos hizo sufrir?
Por Rocío Mayoral

miércoles, 1 de noviembre de 2017

DOLORES EMOCIONALES Y LA COLUMNA

Muchos de los dolores que sentimos en la espalda es reflejo de algo que tenemos atrapado.
Nuestro cuerpo que es tan sabio nos los hace saber a través del dolor o enfermedades, la imagen muestra el tipo de emoción negativa que se proyecta como dolor en nuestra espalda.
Tomemos nota, debemos saber escuchar nuestro cuerpo.

¡¡BIENVENIDO NOVIEMBRE!! ADIOS OCTUBRE

¡Noviembre, tráeme cosas maravillosas!

martes, 31 de octubre de 2017

ADICCION A LAS COMPRAS

¿CUÁNDO HAY UNA ADICCIÓN?
1) Cuando las compras son repetidas varias veces al día o varias veces por semana.
2) Cuando compras sin tener dinero y te endeudas por comprar sin tener la capacidad de pagar.
3) Cuando las compras afectan tu rutina diaria, tienes problemas con tu pareja, con tu mamá, dejas de pasar tiempo con tus hijos o de jas de comprar cosas necesarias por artículos que no son prioritarios.
4) Hay síndrome de abstinencia: Si la persona no logra comprar lo que quiere se muestra irritable, molesta, insatisfecha.

EL AUTISMO NO ES UNA ENFERMEDAD

lunes, 30 de octubre de 2017

¿LOS PERFECCIONISTAS SON FELICES?

¿Por qué las personas perfeccionistas no son felices?
Muchas de las personas perfeccionistas no son felices por estas razones.

Primero, analizan todo, al pensar demasiado pueden drenar energías y todo se vuelve peor cuando llegan a conclusiones frustrantes.

Tienen altos estándares para todo. Ellos difícilmente están satisfechos con sus logros, relaciones y con la mayoría que los rodea. Creen que todo es una versión mediocre de lo que podría ser su realidad.

Son muy duros consigo mismos, recuerdan todo lo que no salió como ellos querían, recuerdan sus errores, se autocastigan y cargan con culpabilidad.

Creen que nadie los comprende, se sienten solos y mal entendidos, como si nadie o pocos pudieran apreciar sus mentes.

Las personas perfeccionistas tienen mayor tendencia a tener problemas psicológicos y/o trastornos psiquiátricos, como la ansiedad social y el trastorno obsesivo compulsivo.
Fuente: Publimetro

15 TIPOS DE TE Y BENEFICIOS

Tipos de té para aliviar todo tipo de malestares:

9 HISTORIAS DEL FRACASO AL EXITO

¡9 historias de fracasos que los llevaron al éxito!